Entretenimiento

Angelina Jolie revela por qué se separó de Brad Pitt

Son muchas las ocasiones en las que Angelina Jolie ha abierto su corazón para hablar de cómo se siente tras su separación de Brad Pitt; pero hasta ahora no había contado los motivos que le llevaron a tomar esta difícil decisión tras doce años juntos y seis hijos en común.

La actriz pidió el divorcio en septiembre de 2016 y ha sido ahora cuando ha explicado por qué.  “Me separé por el bienestar de mis hijos”; ha confesado en una entrevista concedida a la revista Vogue India en la que asegura: “Fue la decisión correcta”.

A pesar de que han pasado casi cuatro años, la actriz y directora reconoce que no han sido años nada fácilesAlgunos se han aprovechado de mi silencio y los niños ven mentiras sobre ellos mismos en los medios de comunicación, pero les recuerdo que conocen su propia verdad”. Jolie admite que Maddox, de 18 años, Pax, de 16, Zahara, de 15, Shiloh, de 14, y los mellizos Knox y Vivienne, de 11, afortunadamente “son seis jóvenes muy valientes y muy fuertes”.

Angelina y Brad se conocieron en 2004 mientras rodaban Sr. y Sra. Smith. Después de diez años de amor se dieron el ‘sí, quiero’ en una íntima y sencilla boda en presencia de sus hijos que la revista ¡HOLA ofreció en exclusiva mundial y que se celebró en el Chateau Miraval, la mágica residencia que tienen en la Provenza francesa. Angelina Jolie solicitó el divorcio apenas dos años después citando “diferencias irreconciliables”. Ha sido una época muy difícil para la actriz de Inocencia interrumpida. Recordemos que no solo se separó de su pareja y padre de sus hijos, sino que también entre los año 2013 y 2015 tuvo que someterse a varias intervenciones para reducir las posibilidades de padecer cáncer de mama y ovario.

En una reciente entrevista a Le Figaro, Jolie habló de cómo se sintió al separarse: “Al final de mi relación con Brad, al comienzo de nuestra separación, fue un momento complicado, en el que ya no me reconocía en lo que me había convertido; cómo decirlo, era más pequeña, como insignificante. Sentí una tristeza profunda y real, estaba herida. Por otro lado, fue interesante volver a conectar con esta humildad e incluso esa insignificancia que sentí. Al final, esto es quizás lo más humano. Además de todo esto, tuve algunos problemas de salud. Todas estas cosas te recuerdan la suerte que tienes de estar viva. Esta es otra lección más para transmitir a mis hijos: la idea de renovación y, sobre todo, un posible regreso a la alegría de vivir. Tengo que redescubrir la alegría”.

hola.com

Deja un comentario

También pueden gustarle

Leer más