Nacionales

¡Cuarentena! Empeora la crisis para pacientes renales en Venezuela

Empeora la crisis para pacientes renales en Venezuela

La falta de transporte público y las dificultades para surtir gasolina que recrudecido desde que arrancó la cuarentena para frenar la propagación del Covid-19 el pasado 16 de marzo están afectando gravemente a las personas con enfermedades crónicas.

Aunque cuentan con salvoconducto para transitar, la falla en los servicios ha provocado que tanto el personal especializado como los pacientes renales sufran para poder asistir a los centros médicos donde se aplica el tratamiento indispensable para la vida de los afectados.

José Pulgar, un paciente con insuficiencia renal del Centro Dyalisis Care, asegura que las condiciones actuales lo han obligado a caminar desde su vivienda, ubicada en las adyacencias de la Clínica Zulia, hasta la unidad, que se encuentra en el centro comercial El Sol, para someterse a la diálisis.

“Uno de los principales problemas que tenemos es trasladarnos. No hay forma de que nos asistan en las estaciones de servicio. En mi caso, yo tengo informes,  carné de discapacidad y nada (…). No es que queramos ser nosotros, sino que es por necesidad”, denunció.

Él lleva 10 años recibiendo hemodiálisis, aseveró que en el caso del transporte público, además de la larga espera por un vehículo, está el sobreprecio que deben pagar para poder movilizarse. En su caso, recientemente se vio obligado a abordar varias unidades y el costo total fue de 120 mil bolívares.

Relató que aunque su turno en el centro es a partir de las 3:00 de la tarde, optó por salir este miércoles 25 de marzo a las 10:30 para llegar antes. “Me voy a pie poco a poco. Gracias a Dios, relativamente vivo cerca. Salgo temprano con la intención de ver si consigo un cupo del turno anterior para realizarme el procedimiento antes de la hora y así salir antes de que anochezca”, contó.

Sobre el tiempo de la diálisis, que son tres horas, señaló que afortunadamente no se ha visto alterado.

El zuliano de 48 años enfatizó que el personal de enfermaría luchan con la misma dificultad. En el centro al que asiste, cada turno está conformado por 32 pacientes, asistidos por siete enfermeros:

   “No se consigue efectivo para nada. La idea es no moverse, pero en nuestro caso tenemos que hacerlo. ¿Y cómo lo hacemos si no tenemos efectivo? A parte de la pesadez del transporte, está el incremento que han tenido los pasajes con esta coyuntura”, dijo.

Por otro lado, enfatizó que le preocupa que “falle el material”, pues ya ha ocurrido en el pasado que no ha podido tratarse por esta razón.

Cuando hay que recortar la diálisis

Norma Martínez, una psicopedagoga que asiste al Centro de Diálisis Occidente (CDO), certificó que en su caso sí han sufrido un recorte en las horas de tratamiento; debido a las limitaciones que ha provocado la falta de combustible desde que empezó la cuarentena.

“Nos están dando dos horas con 20 minutos porque las enfermeras no tienen transporte”; señaló una de las pacientes renales de 50 años que asiste a los martes, jueves y sábado a la diálisis; “El sábado me dan ese tiempo y ya el lunes no puedo por las toxinas”, agregó.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

También pueden gustarle

Leer más