Internacionales

Donald Trump es absuelto por el Senado en el ‘impeachment’

Impeachment

Durante un ‘impeachment’, el Senado de Estados Unidos votó a favor de absolver al presidente de ese país, Donald Trump, de los cargos de abuso de poder y de obstrucción al Congreso. Las acusaciones se desprenden de supuestas presiones a Ucrania en busca de su beneficio electoral.

La contienda en el impeachment

La mayoría republicana apoyó a su líder desde el inicio, con la excepción de Mitt Romney, quien apoyó la propuesta de destitución. La Cámara alta rechazó ambas acusaciones con un resultado de votación estrecho —la primera por 52 votos frente a 48, y la segunda por 53 a 47—, con todos los demócratas en contra.

La votación fue rápida. Uno a uno, cada senador respondió en voz alta “culpable” o “no culpable” sobre los llamados artículos del impeachment, según reseña el portal web del diario El País.

Al concluir la jornada no hubo grandes expresiones ni de júbilo ni de pesadumbre. En opinión de algunos analistas este ha sido el impeachment, en Estados Unidos, más partidista vivido hasta ahora.

Para la historia de EE UU

La condena y consiguiente destitución del presidente requería el apoyo de dos tercios del Senado, 67 de los 100 senadores, y los republicanos (con 53 escaños) se mantuvieron como una fuerza. Solo Mitt Romney, el senador de Utah que fue candidato presidencial en 2012, anunció que lo condenaría en el cargo de abuso.

“El presidente es culpable de un terrible abuso de la confianza pública”, dijo en un breve discurso que tuvo que interrumpir en ocasiones, aparentemente emocionado. Se convirtió así en el primer senador de la historia en votar por la destitución de un presidente de su propio partido.

Las acusaciones

Los señalamientos comenzaron con la denuncia de un informante procedente de los servicios de inteligencia, en un escrito del 12 de agosto pasado. El 24 de septiembre, la Cámara de Representantes, en manos demócratas, anunció la apertura de una investigación previa.

El mandatario estaba acusado de abuso de poder por supuestamente presionar a su homólogo ucraniano, Volodímir Zelenski, para lograr que la justicia de Ucrania anunciase dos investigaciones que perjudicaban a sus rivales políticos demócratas, utilizando para ello la congelación de 391 millones de dólares (unos 355 millones de euros) en ayudas militares y una invitación a la Casa Blanca.

Aunque luego del episodio del impeachment la defensa republicana se ha visto unificada, varios senadores del partido dijeron en los últimos días que los hechos denunciados son ciertos, pero consideraron que no ameritaban un impeachment, como hizo el senador Lamar Alexander. O que eran “vergonzosos”, pero aun así lo absolverían, como confirmó Lisa Murkowski.

Otros, como Marco Rubio, consideraron sencillamente que, independientemente de su justificación, una destitución en este momento no respondía al interés general del país.

Deja un comentario

También pueden gustarle

Leer más