Internacionales

La Palma: que está pasando en esta isla de Canarias

La isla canaria de La Palma ha tardado 50 años en albergar una nueva erupción. Desde el 11 de septiembre, La Palma ha sido noticia por los numerosos terremotos y la deformación que el Instituto Geográfico Nacional registró en su red de vigilancia volcánica.

Finalmente, el magma alcanzó la superficie el domingo 19 de septiembre.

¿Qué significa en términos geológicos lo que está ocurriendo?

Un viaje complejo: el ascenso del magma hasta la superficie

Las zonas volcánicas activas, como las Islas Canarias, traen magma desde la profundidad hasta la superficie. Pero esto es solo el final de la historia.

Bajo el volcán, el magma se acumula en forma de reservorios y se transporta a través de conductos, o diques, como si fueran las arterias del volcán.

El viaje al exterior no es nada fácil ni pronosticable, pero contamos con la ayuda de la sismicidad y la deformación como señales precursoras de erupciones.

El magma o roca fundida «se hace paso» rompiendo la roca que tiene alrededor.

Esa fracturación produce ondas que son medidas en superficie mediante sismómetros y pueden sentirse por la población como terremotos.

LEA TAMBIEN: Gerard Butler filma en Puerto Rico película «The Plane»

En La Palma, el enjambre sísmico a principios de la semana pasada provenía de profundidades de unos 12 km, reflejando la acumulación del magma en reservorios en la base de la corteza terrestre, alrededor del punto crítico que puede llevar a erupción.

Aunque esta sismicidad comenzó en 2017, su intensidad se incrementó en los últimos días y se sintió por la población. Además, el ascenso progresivo del magma fue generando terremotos más superficiales.

También pueden gustarle

Leer más