Internacionales

“Popeye”, el sicario más conocido de Pablo Escobar, murió este jueves

Popeye Jhon Jairo Velásquez

“Popeye”, Jhon Jairo Velásquez, murió en la madrugada de este 6 de febrero a causa de un cáncer terminal de estómago. Este asesino a sueldo fue personal de confianza del narcotraficante colombiano Pablo Escobar Gaviria.

Velásquez se encontraba hospitalizado desde el 31 de diciembre de 2019, según informó el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario de Colombia (INPEC).

Popeye en Prisión

El individuo fue capturado el 25 de mayo de 2018 y desde entonces cumplía condena por los delitos de extorsión y concierto para delinquir. La Fiscalía de Colombia lo vinculó con grupos de extorsión en la ciudad de Medellín, indica una nota de BBC.

Sin embargo, Velásquez ya había pasado más de 23 años preso por los crímenes perpetrados bajo las órdenes del Cartel de Medellín, por el que se le atribuyen cientos de asesinatos.

Previo a ser capturado nuevamente, hizo campaña a favor del actual presidente de Colombia, Iván Duque, y fustigó a Gustavo Petro.

En la Armada y La Catedral

El apodo de “Popeye” se debió a su pronunciado mentón, el cual se operó, al igual que su nariz, entre otras cirugías que ya eran evidentes.

Estuvo en la Armada y en la Policía hasta que un día fue a la hacienda Nápoles, la finca de Escobar.

En 2009, relató para la revista Don Juan: “Un día un ingeniero amigo me dijo que lo acompañara a una finca donde debía realizar un trabajo. Fuimos a la hacienda Nápoles y vi armas, mujeres bellas y animales exóticos y pensé: ‘esto es lo mío'”.

“Vi a ese señor (Pablo Escobar) y sinceramente vi a Dios. Desde ese momento hice todo lo que estuvo a mi alcance por estar cerca de él. Luego me convertí en conductor de su organización y después integré la banda de sicarios que trabajaba para el Cartel”.

Jhon Jairo Velásquez entró a la cárcel en 1991 cuando Escobar negoció su entrega con el gobierno a cambio de una prisión hecha a su medida, conocida como La catedral, que fue objeto de muchos escándalos al dejar en evidencia el poder de los carteles de la droga en Colombia.

Un año después, Popeye y Escobar se fugaron.

Sus crímenes

La confesión de sus crímenes ante la justicia le valió reducciones de penas, porque entre ellas se encontraban cruciales asesinatos como el del candidato presidencial Luis Carlos Galán, el periodista Guillermo Cano y la voladura de un avión de Avianca en 1989 que dejó 110 muertos.

Esa condición de testigo preferencial le redujo condenas, pero lo obligó a estar aislado durante años.
Velásquez contó que el crimen que más le costó ejecutar fue el de Wendy Chavarriaga Gil, una amante de Escobar de la que él se había enamorado. Pero, al parecer, era informante de las autoridades.

Celebridad del delito

Popeye se convirtió en una celebridad cuando, entre 2010 y 2012, aparecieron series y libros que popularizaron la historia de Escobar.

La veracidad de sus relatos ha sido cuestionada por algunos periodistas y la familia misma de Escobar. En este sentido, Sebastián Marroquín, el hijo más conocido de Escobar, asegura que Popeye era un “sicario más” que vivía de “mentiras” para realzar su figura.

En 2014, Popeye salió de la cárcel y se dedicó a comentar noticias y contar historias en las redes sociales.
Su canal de YouTube, Popeye Arrepentido, se hizo viral y en él manifestó su apoyo al expresidente colombiano Álvaro Uribe.

“Cuando eres asesino el alma muere”

“Un hombre como yo no tiene miedo. Si me van a matar que me maten de bala. De miedo no”, dijo Popeye en una entrevista a RT. En esa oportunidad aseguró que no vivía pensando en que podían matarlo porque estaba protegido por Dios y amigos poderosos.

“Cuando tú eres un asesino el alma muere”, prosiguió. “Soy espiritual y todo, pero uno tiene el alma muerta, no tiene alma”, expresó en la citada entrevista.

‘Popeye’, de 54 años, se encontraba hospitalizado recibiendo tratamiento paliativo desde el pasado 31 de diciembre a causa de un cáncer en fase terminal.

Deja un comentario

También pueden gustarle

Leer más