Internacionales

Sadismo y suicidio: la perversa relación de Adolf Hitler con su sobrina

Adolf Hitler parecía obsesionado con su sobrina Angela María Geli Raubal, la hija de Angela Raubal; su medio hermana y una de las amas de llaves del fundador del Partido Obrero Nacionalsocialista Alemán (NSDAP o nazi).

La relación con Geli comenzó cuando Hitler salió de la cárcel, a finales de 1924, luego de pasar algunos meses preso; por intentar un golpe de Estado contra la república de Weimar, conocido como el “golpe de la cervecería” o Putsch de Múnich.

LEA TAMBIÉN: José Gregorio Hernández: de ahora en adelante sea llamado beato

Él tenía 35 años de edad y faltaba menos de una década para la toma del poder total mediante elecciones. Ella tenía 16 años y admiraba profundamente a su tío, pero pronto caería en la cuenta de que su libertad se vería interrumpida debido a la enfermiza obsesión de quien decía amarla como a ninguna otra persona sobre la Tierra.

“Estoy tan preocupado por el futuro de Geli que debo velar por ella. Amo a Geli y podría casarme con ella. Quiero evitar que caiga en manos de alguien inadecuado”, dijo Hitler a su fotógrafo personal, Heinrich Hoffmann, excusándose por la visible y perversa fijación que manifestaba hacia su sobrina, 19 años menor que él, cuando descubrió que Geli mantenía un vínculo emocional con su chofer, Emil Maurice, a quien despidió de sus funciones.

Tras poco más de cinco años de una relación que sobre el final se volvió asfixiante y abusiva para Geli, la joven estudiante de medicina fue encontrada muerta en el apartamento que compartía con Hitler en Múnich, el 18 de septiembre de 1931. Se había disparado en el pecho con la pistola de su tío.

También pueden gustarle

Leer más